Skip to content

Seis consejos a la hora de declarar impuestos

La temporada de impuestos está aquí otra vez. Si es la primera vez que participas en este rito de iniciación a la edad adulta, o si has estado navegando por el proceso durante más años de los que deseas admitir, hemos recopilado información que podría facilitarte la vida:

1 - Familiarízate con el proceso

Si nunca antes has declarado tus impuestos en Estados Unidos, es bueno que vayas familiarizándote con los términos básicos y los plazos importantes.

Todas las personas que residen en Estados Unidos deben presentar una declaración de impuestos cada año ante el Servicio de Impuestos Internos (IRS).

El período de 12 meses cubierto por una declaración de impuestos se llama año fiscal. Por ejemplo, el año fiscal 2019 se refiere al período de tiempo desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre de 2019.

La mayoría de las personas deben declarar sus impuestos para ese período antes del 15 de abril del año siguiente.

Algunas veces, los años fiscales no se corresponden con los años calendario, por lo que tu fecha de inicio puede variar. Puedes acceder a los formularios y las instrucciones correspondientes en el sitio web del IRS para más información.

2- Deja que los profesionales hagan el trabajo duro

Contrata a un preparador de impuestos o un contador para evitar errores comunes. También, para asegurarte de aprovechar todos los créditos fiscales aplicables a tu caso.

Estos profesionales saben cuáles son las excepciones y consideraciones especiales a ciertas situaciones. Por ejemplo, algunos tipos de empresas y personas pueden tener plazos de declaración distintos al 15 de abril. En algunos casos, también se pueden otorgar extensiones.

Comunícate con tu preparador de impuestos con anticipación, para confirmar todos los documentos que necesitará llevar y evitar demoras innecesarias.

Ser proactivo es siempre un enfoque inteligente para la presentación de impuestos.

3 - Asegúrate de que tu ITIN sea válido

Si usas un Número de identificación individual de contribuyente (ITIN por sus siglas en inglés), asegúrate de que todavía sea válido.

Los números ITIN caducan si no se usan en una declaración de impuestos federales al menos una vez cada tres años. Todos los ITIN emitidos antes de 2013 deberán renovarse continuamente.

Para el año fiscal 2019, los ITIN con dígitos medios 83, 84, 85, 86 y 87 caducarán automáticamente si no se renuevan. Si tu empresa se encuentra en esta categoría, envía tu solicitud de renovación (Formulario W-7) y la documentación requerida lo antes posible.

Presentar una declaración de impuestos en 2019 con un ITIN expirado dará como resultado un ajuste a su declaración tal como se presentó. La declaración se procesará, pero no se emitirán reembolsos y se denegará cualquier exención o crédito reclamado.

4 - Revisa tu buzón de correo constantemente

Nunca ignores las cartas del IRS, incluso si el asunto en cuestión parece ser trivial. Si recibe una factura con un saldo pendiente, hay varias formas de solicitar un financiamiento para pagar los saldos pendientes en cuotas.

Cualquier correspondencia del IRS que ignores puede costarte el derecho de apelar cualquier decisión o solicitud que consideres errónea.

5 - Cuidado con las personas malintencionadas

Considera que hay timos y fraudes fiscales. Las estafas llamadas phishing a menudo ocurren a través de llamadas telefónicas, correos electrónicos, mensajes de texto o publicación en cuentas de redes sociales de instituciones en las que normalmente confiarías.

El IRS siempre inicia el contacto con un contribuyente a través de una carta física enviada por correo postal.

Si recibes una llamada telefónica inesperada de alguien que dice ser el IRS, considéralo una estafa: cuelga y no compartas ninguna información personal como nombre completo, número de seguro social, direcciones o fechas de nacimiento.

6 - Usa sabiamente el dinero que obtienes por devolución de impuestos

No es aconsejable gastarse todo el reembolso de impuestos en una compra costosa, como por ejemplo un nuevo auto de lujo.

Si estás considerando hacerlo, comunícate con tu agente de seguros para que elijas un automóvil que se ajuste a sus ingresos y presupuesto. De este modo podrás evitar dificultades financieras innecesarias entre los pagos del vehículo, el mantenimiento y el seguro.

Ten en cuenta que las primas de seguro para propietarios de viviendas, de automóvil o responsabilidad civil general no son deducibles de impuestos.

Por ejemplo, los pagos que realizas por la póliza de seguro de vivienda que cubre la casa donde vives, no es elegibles para deducciones de impuestos.

Sin embargo, si posees una propiedad que alquilas o utilizas para fines comerciales, las primas de seguro correspondientes sí son deducibles de impuestos y se clasifican como gastos comerciales o de alquiler.

Si tienes alguna pregunta sobre los impuestos relacionada con el seguro, ¡el equipo de BRZ está siempre a su disposición para brindarte respuestas y asistencia!

Presentar tus impuestos oportuna y correctamente te beneficia tanto a ti como al resto de la población, cuando esos dólares de los contribuyentes finalmente se utilizan para el bien público.

Posted in
Scroll To Top