x

¡El invierno se acerca! Prepara tu casa para el frío

Así que ya es Navidad o Nochebuena y tú, ¿Qué has hecho? Sabemos que esta pregunta viene de todas partes, pero el invierno está a la vuelta de la esquina y pronto tocará a nuestra puerta. Y la pregunta que se plantea es: ¿Tu casa está preparada?

Si seguiste nuestros consejos sobre cómo preparar tu casa para el otoño, ya debes estar tranquilo, aunque todavía te queden algunos detalles por arreglar. Sin embargo, si lo dejaste para el último momento, venimos en tu rescate y recopilamos todos los cuidados que debes tener en cuenta para disfrutar de una temporada sin estrés.

1- Inspecciona tu techo para el invierno

Nada es más importante en invierno que tu techo. Realiza una buena inspección a tu techo en busca de desgastes que puedan empeorar con la llegada del frío. Esto podría incluir:

  • Ondulaciones, deformaciones o tejas dañadas 
  • Óxido, juntas agrietadas o costuras abiertas en el techo o en los conductos de la chimenea.
  • Tapa de la chimenea faltante o dañada.
  • Manchas de musgo.
  • Goma agrietada o desgastada alrededor de las tuberías y rejillas de ventilación.

Infórmate sobre los materiales y la duración del techo de tu casa.

2- Mantén limpias las canaletas

El otoño está casi acabando y a ti, ¿Qué te queda? Hojas acumuladas. Quita toda la suciedad acumulada a lo largo del año para evitar la aparición de moho o humedad en los cimientos y prevenir su deterioro.

Cuánto menos se limpie la canaleta, mayor será la probabilidad de que se obstruya y cause un problema durante las tormentas o cuando la nieve empiece a pesar sobre ella. Asimismo, asegúrate de que las canaletas estén apuntando en dirección contraria a los cimientos de la casa, esto es independientemente del caso, tanto de si llueve como de si se derrite la nieve.

3- Revisa el sistema de calefacción y ventilación

Incluso si ya tienes el sistema encendido, si no lo has revisado antes, hazlo ahora que todavía estás a tiempo. Revisa los filtros de aire y sustitúyelos siempre que sea necesario. Por lo general, se recomienda cambiar los filtros al cabo de 90 días, pero esto depende del tipo de filtro que utilices y de las condiciones del ambiente de tu casa.

Recurre a un profesional para que revise el funcionamiento, revise si hay fugas y se asegure de que todo está al cien por cien. No querrás quedarte sin calefacción en pleno frío, ¿Verdad?

El mantenimiento y la inspección de tu sistema de climatización (HVAC) puede ayudarte a ahorrar dinero. El Departamento de Energía de EE. UU. afirma que sustituir o limpiar rutinariamente los filtros de aire de tu aire acondicionado puede reducir el consumo energético de tu hogar entre un 5% y un 15%.

4- Prueba tus detectores de humo y monóxido de carbono

El uso de hornos, calderas y chimeneas en invierno aumenta considerablemente el número de incendios domésticos. Y como queremos mantenernos calentitos y bien abrigados, probablemente la casa pasa más tiempo cerrada y el monóxido de carbono puede ser un peligro.

Prueba los detectores de humo, cambia las pilas y considera la posibilidad de instalar detectores de monóxido de carbono. 

Analiza la disposición de tus adornos navideños por si hay alguna posibilidad de incendio. El invierno es una época de mucho trabajo para los bomberos.

5- Revisa si hay huecos en tus paredes y ventanas para protegerte del invierno

Los cambios de temperatura pueden deformar la madera y afectar directamente a los herrajes de las ventanas y puertas de tu casa, por lo que es recomendable realizar una inspección general, sin olvidar el sótano y el ático. 

Revisa minuciosamente las juntas o estanqueidad y los herrajes. Si llueve y entra agua por una rendija, que está ahí por falta de mantenimiento, y causa algún daño, puede que tu Seguro de Hogar (Homeowner) no lo cubra si la compañía de seguros piensa o se constata que podrías haberlo evitado con un mantenimiento regular.

Otro punto que hay que considerar es que, en invierno, los animalitos del exterior pueden estar buscando refugio y comida, así que presta mucha atención, pues no querrás encontrarte un ratón en la despensa o un mapache en el sótano.

6- Verifica el drenaje de tu suelo

Asegúrate de que el suelo alrededor de tus cimientos no está creando áreas que puedan acumular agua. Si es posible, rellena las áreas hundidas con tierra o arena para evitar inundaciones. El suelo saturado alrededor de los cimientos puede crear verdaderos problemas, ya que puede congelarse y descongelarse varias veces durante los meses de invierno, ¿Haz pensado en el daño que esto podría causar a la estructura de tu casa si esto llega a ocurrir?

7- Limpia tu chimenea y asegúrate de contar con leña suficiente para todo el invierno

Limpia y revisa tu chimenea antes de empezar a utilizarla con frecuencia. Si económicamente puedes pagar, una buena limpieza de la chimenea por parte de una empresa de chimeneas garantizará la seguridad de la chimenea durante toda la temporada.

Aprovecha y haz tus pedidos de leña. Busca un buen sitio para guardarla, apílala ordenadamente y cúbrela para que no se vea afectada por las condiciones climáticas. Es mejor garantizar que tienes suficiente antes de que la necesites un día en que todos los demás la necesiten también, o un día en que las carreteras estén cerradas.

8- Prepara las tuberías de tu casa para el invierno

Los daños causados por tuberías rotas y goteras en el techo suelen estar cubiertos por el seguro de hogar, y los objetos dañados pueden seguir estando cubiertos por la póliza de bienes o propiedades personales (personal property), lo cual es un alivio. Pero, ¿Acaso alguien quiere hacer obras en el interior de su casa en pleno invierno? ¡¡¡Por supuesto que no!!!

Por lo tanto, veamos cómo evitar que las tuberías se congelen y revienten en el momento más inoportuno:

  1. Prepara tu tubería exterior

Drena las mangueras y cierra todos los grifos externos. Aísla las tuberías externas para evitar que se congelen y revienten. Puedes cerrar la válvula del grifo externo, y después salir para abrir el grifo y que el agua escurra lo máximo posible. Incluso, si no la drenas o vacías toda, en caso de que quede agua y se expanda, las tuberías quedarán intactas. Deja el grifo cerrado hasta que necesites utilizar la manguera la próxima primavera.

  1. Aísla las tuberías internas

Cuando bajan las temperaturas, la calefacción en las casas suele ser suficiente para evitar la congelación, pero si se va la luz, las cosas se complican un poco. Aunque esperamos y deseamos que nadie tenga que pasar por esto, es bueno saber qué hacer, ¿Verdad? Empieza por las tuberías de fácil acceso, debajo de los armarios, en el sótano y en el garaje. Muchas ferreterías venden aislantes fáciles de instalar para este tipo de tuberías, que ayudan a regular la temperatura. En caso de que estés en apuros y necesites aislar una tubería rápidamente, envuelve la tubería con una capa gruesa de papel de periódico.

También, puedes aislar las habitaciones en las que haya tuberías, esto ayudará a mantener la temperatura general de la habitación más cálida y reducirá la probabilidad de que las tuberías se congelen.

  1. Sella grietas y agujeros cerca de las tuberías

Las grietas y los agujeros permiten la entrada de corrientes de aire frío. Sella cualquier grieta, agujero y hendidura que haya en los armarios, cerca de las tuberías.

  1. Mantén la calefacción encendida

Mantener la casa a una temperatura cálida ayuda a mantener las tuberías calientes. Pero, no necesita ser una temperatura muy alta. Si vas a ausentarte durante un largo periodo de tiempo, mantén la temperatura por encima de 50ºF (10ºC) y, junto con las demás recomendaciones, tus tuberías deberían sobrevivir.

¿Y si se congela la tubería?

Sin embargo, estas medidas no siempre bastan para evitar que las tuberías se congelen. Si por un descuido el flujo de tus grifos empieza a quedar con un goteo, puedes realizar una calefacción de emergencia utilizando un secador de pelo, un calentador eléctrico portátil o puedes envolver las tuberías con toallas húmedas (¡Nunca secas!) con agua caliente.  

No utilices nunca un soplete, un calentador de gas o querosén para descongelar las tuberías. Mantén el grifo abierto hasta que el agua vuelva a fluir con normalidad. Si esto no funciona, llama a un fontanero o plomero lo antes posible.

Piscina

La piscina debe apagarse correctamente y tener el sistema preparado para el invierno. Lo ideal es contratar a un especialista para que inspeccione y apague el sistema, aunque a lo largo del año te encargues tú mismo de las tareas de la piscina, y seas el piscinero oficial.

9- Prepara tu garaje para que la nieve quede bien lejos, allá afuera

El garaje puede ser literalmente la puerta de entrada ideal para la nieve y toda la suciedad que esta puede arrastrar. Para mantener la nieve afuera, sigue algunos pasos:

1. Coloca alfombras de goma en el piso del garaje, o cúbrelo todo con cajas de cartón (solución temporal).

2. Plantéate invertir en un ventilador para secar el piso (Blower Fan) y mantener el garaje calentito.

3. Si aún no tienes un buen haragán que te ayude a deshacerte de la nieve derretida, cómprate uno. Es barato y eficaz.

4. Revisa tus reservas de sal (Rock Salt, no sal de cocina) y recuerda aplicarla ANTES de que caiga la nieve.

5. Limpia tu auto antes de entrar al garaje

6. Mantén el garaje limpio y organizado

Para saber más sobre estas medidas, lee estos 6 consejos para mantener la nieve lejos de tu garaje.

10- Prepárate para retirar la nieve

Si aún no lo estás utilizando, busca el soplador de nieve y pruébalo antes de empezar a necesitarlo. Repara inmediatamente cualquier problema. Revisa tus reservas de sal y el estado de tu pala. 

Si es necesario, compra otros nuevos, pero no te arriesgues a pasar un día de nieve sin estos artículos.

11-  Revisa tu Seguro de Hogar 

Es sumamente importante que tu Seguro de Hogar esté revisado cuando llega el invierno. Muchos de los peligros que cubre este tipo de seguro ocurren en esta época del año. Por eso, saber exactamente cuáles son tus coberturas, si necesitas algún seguro contra riesgos (Hazard Insurance), cuáles son los riesgos en tu región y cuáles son las particularidades de tu casa, es tu principal recurso para triunfar en los meses más fríos del año.

Aprovecha la oportunidad para informarte sobre los procedimientos en caso de que necesites presentar un reclamo (claim), con quién entrar en contacto cuando lo necesites y cuáles son los primeros pasos después de que se produzca un daño.

¡Qué disfrutes de un buen invierno!

Dejando a un lado la “polémica” de a quién le gusta el frío y a quién el calor, si vives en una región donde el invierno es severo, lo mejor es que te esfuerces por disfrutar de lo bueno de cada estación. Así que evita pérdidas y emergencias siguiendo los pasos anteriores. 

Entiende que tu preparación será fundamental y puede ser lo que defina quién consigue pasar el invierno así:

Y quién lo pasará así:

Luciana Sá

Artículos relacionados

>¿Puedo asegurar mi anillo de compromiso?
¿Puedo asegurar mi anillo de compromiso?

¿Tienes un anillo de compromiso? ¡Felicidades! Ya seas el novio o la novia, ¡puedes encontrar la manera de asegurar el símbolo de tu amor!

>El checklist ideal para no olvidarte del seguro durante la mudanza
El checklist ideal para no olvidarte del seguro durante la mudanza

>9 consejos de mantenimiento en primavera para tu casa
9 consejos de mantenimiento en primavera para tu casa

Cuando el invierno se marcha, es hora de revisar tu casa para ver si hay daños, hacer las reparaciones y prepararlo todo durante la primavera para el verano.

\

Ven a nuestra comunidad – Sé parte de la comunidad BRZ

Somos una compañía de seguros hecha por personas para personas. Una comunidad que habla el mismo idioma, de personas con la mirada puesta en el futuro. Un lugar hecho para que te sientas como en casa, con toda la protección y el cuidado que ofrece un hogar. ¡Ven y únete a nosotros!

Haz una simulación ahora mismo

¿Necesita ayuda? ¡Llama a BRZ!

x