x

10 consejos para el mantenimiento de tu hogar en otoño

¡El otoño comenzó! La ciudad se pone más bonita, las hojas cambian de color, el tiempo empieza a enfriar, las noches se vuelven más acogedoras, la ropa adquiere capas y, de repente, ¡todo es de calabaza! Y al contrario de lo que dice una canción, el otoño no tiene por qué ser siempre igual. Sin embargo, las hojas caerán en tu patio y un montón de cosas más sucederán, así que es mejor mantenerse alerta y activo. 

Un hogar bien cuidado mantiene el aire frío afuera y las facturas de energía bajas, pero también puede evitar muchas llamadas comunes del seguro de hogar en invierno.

Para los que se acaban de mudar a una casa y nunca han tenido que lidiar con el otoño, o incluso si tienen experiencia pero han sufrido varios aprietos por falta de mantenimiento, creamos una lista de lo que hay que revisar durante esta mágica estación. 

1- Inspecciona tu techo

Aprovechando la llegada del invierno, inspecciona bien tu techo en busca de desgastes que se puedan empeorar con el frío que se avecina. Esto podría incluir:

  • Comprueba si hay ondulaciones, deformaciones o tejas dañadas 
  • Busca la presencia de óxido, juntas agrietadas, costuras abiertas en el techo o tapajuntas de la chimenea
  • Verifica que la chimenea está tapada y que el tapón está en buen estado
  • Busca manchas de musgo
  • Garantiza que las gomas de los tubos y los conductos de ventilación están nuevos y no están agrietados

Todo puede ocurrir con el tiempo, y los daños causados por el desgaste del propio uso, negligencia en el cambio y falta de mantenimiento son factores importantes en las exclusiones de la cobertura del seguro del hogar. Sin embargo, mantener tu casa en buen estado significa que tendrás menos problemas, menos reclamaciones y una mejor relación con tu compañía de seguros. Por no hablar de que tu bolsillo y la integridad de tu casa, te lo agradecerán.

2- Supervisa las canaletas

Ya se habrá dado cuenta de que, para los patios, el otoño se reduce básicamente a las hojas. ¡Hojas por todas partes! Y uno de los lugares donde les “gusta” quedarse es en las canaletas de tu casa. A lo largo de la estación, revisa tus canaletas con frecuencia y, tan pronto como las hojas dejen de caer, haz un mantenimiento más exhaustivo para deshacerte de todos los restos. 

Cuantas más hojas haya, mayor será la posibilidad de que se tapen y causen un problema durante las tormentas, cuando la nieve empiece a pesar o incluso, cuando empiece a derretirse. Además, asegúrate de que tus canaletas dirigen el agua lejos de los cimientos de tu casa, esto vale tanto para la lluvia como para la nieve derretida. 

3- Revisa si hay huecos en tus paredes y ventanas

Es normal no estar mirando todo el tiempo todos los detalles de tu casa, especialmente aquellas zonas que menos utilizamos, así que aprovecha este momento para comprobar si hay huecos, grietas o hendiduras en tus paredes. Los cambios de temperatura pueden deformar la madera y afectar directamente a los marcos de ventanas y puertas, así que fíjate bien y ¡no te olvides del sótano!

Asegúrate de que todo está encajado y sellado. Si llueve y el agua entra por un hueco, que está ahí por falta de mantenimiento, y causa algún daño, tu Homeowner Insurance, seguro de hogar, puede no cubrirlo si tu proveedor considera que podrías haberlo evitado con un mantenimiento regular.

Otro punto a tener en cuenta es que, en invierno, los animalitos que están afuera pueden estar buscando refugio y comida, por lo que no puedes ser demasiado cuidadoso al tomar medidas para no encontrar un ratón en tu despensa o un mapache en tu sótano, además de otros inquilinos… 

4- Limpia tu sistema de calefacción

Sabes que vas a necesitar tu sistema de calefacción en condiciones óptimas en invierno, así que ¿por qué arriesgarte? Mantener los sistemas limpios y siempre funcionando bien, además de evitar imprevistos en tu día a día, te mantiene más caliente, la energía más económica y, principalmente, evita el riesgo de accidentes. Un incendio causado por un sistema de calefacción con mal mantenimiento difícilmente se ajusta a los criterios de la compañía de seguros para indemnizarte. 

Un paso importante es revisar los filtros de aire así como aspirar el polvo y la suciedad, y sustituirlos con frecuencia. En general, se recomienda cambiar los filtros cada 90 días, pero esto depende del tipo de filtro que utilices y de las condiciones del ambiente de tu hogar. Por ejemplo, si tienes alguna enfermedad respiratoria como el asma, es mejor cambiarlos cada 6 semanas, si tienes mascotas, cada 60 días. Ten en cuenta también la frecuencia de uso, el tamaño de tu casa y la calidad del aire en tu zona. 

¿Todo limpio y con filtros nuevos? Llama a un profesional para que revise el sistema, busque posibles fugas y prepare todo para el frío. 

5- Evita las caídas y los tropezones

Fíjate en si hay grietas en el pavimento o la acera y, si las hay, séllalas mientras puedas. Las pequeñas grietas pueden expandirse durante el invierno cuando el agua entra y se congela. 

Haz que la circulación por tu casa sea más segura comprobando que todas las escaleras y pasamanos están en buen estado, que las barandillas están firmes y que el camino de entrada está en buenas condiciones para facilitar la excavación. Cuando el paisaje está cubierto de hielo y nieve, solo el trayecto desde el camino de entrada hasta la puerta principal puede ser un gran riesgo.

Evitar este tipo de accidentes no solo protege a tu familia, sino que evita una futura demanda por responsabilidad civil (liability), en caso de que algún visitante, cartero o repartidor sufra un accidente. 

6- Prepara la plomería exterior

Ya hablamos aquí de que los daños en la vivienda por la rotura de tuberías y las goteras en el techo suelen estar cubiertos por el seguro del hogar, y que los objetos dañados pueden seguir estando cubiertos por tu cobertura de propiedad personal, pero ¿por qué arriesgarte a tener un bonito dolor de cabeza? 

A continuación, te indicamos algunas cosas que puedes hacer para evitar cualquier imprevisto:

  • Drena tus mangueras.
  • Cierra los grifos externos.
  • Aísla las tuberías externas para evitar que se congelen y revienten.
  • Revisa el aislamiento de las tuberías internas, especialmente en las zonas sin calefacción.

7- Almacena tus insumos (stock)

Haz una lista de las cosas que empezarás a usar en otoño y que seguro que utilizarás en invierno. Como por ejemplo: pala y sal para la nieve, combustible para el quitanieves, leña si tienes chimenea. 

Aprovecha para comprar estas cosas poco a poco, organizando los espacios de almacenamiento, comprobando las condiciones de conservación y asegurándote de que tienes los insumos necesarios. Comprar antes de que aumente la demanda puede ser económico y también te ayuda a encontrar las marcas que más te gustan. Además, no tendrás que salir corriendo en medio de un día invernal para reponer la sal que no sabías que se te estaba acabando. 

8- Revisa los dispositivos de seguridad contra incendios

Prueba los detectores de humo, prueba los detectores de monóxido de carbono y sustituye las pilas si es necesario, el 21% de las muertes por incendio residencial se produjeron en hogares con alarmas de humo que no funcionaban.  Revisa la fecha de vencimiento del extintor y sustitúyelo si es necesario. 

¡Ojo! ¡Esto es válido para todo el año! ¿ok?

9- Revisa tu seguro de hogar 

Muchas de las cosas que pueden ocurrir en otoño e invierno están cubiertas en tu póliza de seguro de hogar estándar. Otras coberturas más específicas, como la de inundación, se contratan por separado. ¿Estás seguro de que tu casa está realmente protegida?

Asegúrate de que tu seguro satisfaga todas tus necesidades antes de que ocurra nada, consulta los mapas de las zonas de inundación, los riesgos de incendio y otros riesgos a los que está expuesta tu casa. 

BRZ revisa tu seguro de hogar de forma gratuita, sin compromiso y puedes seguir obteniendo descuentos en tus cuotas.

10- Convierte el mantenimiento en un hábito

El mantenimiento del hogar en otoño puede protegerte durante todo el invierno, incluso si el invierno no es tan severo donde vives. Tener una casa no es para principiantes, y se necesita mucho más tiempo para cuidar de una casa que un apartamento, pero el trabajo tiene su recompensa en los largos días de verano al aire libre, ¿no es así? 

Reservar un poco de tiempo para el mantenimiento básico es esencial para mantener tu hogar en buen estado de funcionamiento. Esto no tiene por qué limitarse al otoño, si haces algo de esto con regularidad, el trabajo se repartirá a lo largo del año.

Artículos relacionados

>¿Cuáles son los seguros que debe tener un quitanieves?
¿Cuáles son los seguros que debe tener un quitanieves?

>¿Qué es el World AIDS Day?
¿Qué es el World AIDS Day?

¿Sabes qué es el World AIDS Day? Te explicamos cómo surgió y cómo ha afectado al conocimiento y a la forma en que el mundo se enfrenta el virus.

>¿Por qué las transacciones digitales pueden ser un riesgo para tu póliza de D&O?
¿Por qué las transacciones digitales pueden ser un riesgo para tu póliza de D&O?

¿Cómo puede afectar la falta de ciberseguridad (cyber security) a la directoria de tu empresa y a tu póliza de D&O? ¿Cómo puedes evitar las pérdidas permanentes? Descubre más.

\

Ven a nuestra comunidad – Sé parte de la comunidad BRZ

Somos una compañía de seguros hecha por personas para personas. Una comunidad que habla el mismo idioma, de personas con la mirada puesta en el futuro. Un lugar hecho para que te sientas como en casa, con toda la protección y el cuidado que ofrece un hogar. ¡Ven y únete a nosotros!

Haz una simulación ahora mismo